A veces no es suficiente tener que lidiar con un vecino molesto, ruidoso o sucio, los renteros llegan a convertirse en seres irritables y que te sacarán más de una cana verde cada mes.

Te compartimos algunos consejos para mantener a ese rentero alejado lo más posible de tu vida y conseguir una estancia más amena durante tu contrato.

1- Paga un día por anticipado si es posible tu mes, de esta manera no lo tendrás molestándote con algunos mensajes poco prudentes o con una visita poco planeada a tu departamento.

2- Pídele que se estipulen todos los detalles en el contrato antes de firmar, así como ellos ponen tantas cláusulas para proteger su inmueble, también es valido pedir las tuyas, sobre todo si aún existe algún desperfecto en la vivienda que promete arreglar durante tu estancia, recuerda, todo por escrito siempre.

3- Asegúrate que sea el propietario del inmueble quien te esta arrendando, o de ser un asesor inmobiliario pídele que te de alguna evidencia de que con quien estas firmando el contrato sea el propietario del inmueble, ya que hay ocasiones que de la nada surge algún otro “dueño” y puedes tener problemas y perder tu dinero y tu estancia en el inmueble.

4- Sigue las reglas. Muchas veces nos quejamos por los renteros o los vecinos y el problema se esta generando desde nosotros mismos. Recuerda, si la regla es “No fiestas” esto no significa que solo tengas que cerrar tus ventanas y hacer como si nada pasara.

5- Alquila con un profesional. Esto te puede proteger de muchas maneras, ya que un profesional inmobiliario se encargará de que todo el papeleo este siempre en orden y les ayudará en la elaboración del contrato donde ambas partes podrán sentirse protegidas y seguras para evitar malos entendidos en un futuro.